Consiste en la toma de una muestra de la secreción de la vagina y del cuello uterino. Este proceso lleva solo unos minutos y las posibles molestias que ocasiona son mínimas. El análisis de esta secreción es una prueba diagnostica utilizada frecuentemente en las consultas de ginecología ante la sospecha de una infección vaginal.