La muestra de líquido se extrae del espacio peritoneal usando una aguja y una jeringa. Generalmente se utiliza un ultrasonido para dirigir la aguja hacia el líquido.